Saltear al contenido principal

Se obtiene por el método de sangrado de un depósito de vino en fermentación.

La crianza tiene lugar en barricas usadas entre seis y diez meses, sin añadido alguno; finalmente, el vino se embotella sin filtrado ni adición de sulfitos. Por tanto, es un rosado completamente natural.

 

A causa de ello su aspecto puede variar de año a año, oscilando entre un color rubí claro a uno aún más delicado y límpido. Su nariz exprime aromas de frutas rojas y flores blancas, o más bien pálidas, como la peonía. El paso por boca es ligero y fluido, con una sensación de taninos muy finos, apenas perceptibles.

Rose-Marie es un rosado, o clarete, fabuloso.

Volver arriba